Las mejores bicicletas sin pedales para niños

Aquí tienes una tabla comparativa con las mejores bicicletas sin pedales para niños y niñas de todas las edades. En cada una aparece el grupo de edad recomendado, la valoración de los clientes, el precio y un enlace a la tienda online donde comprarla a buen precio.

Bicicletas sin pedales: Comparativa por edades

FotoModeloEdadPrecioValoraciónTienda
Bicicleta sin pedales para niños Bike StarBike*star 25,4 cmDe 2 a 3 años49€5 de 5 estrellasIr a la Tienda
Bici sin padales para niños pequeñosUnited KidsDe 2 a 4 años49€5 de 5 estrellasIr a la Tienda
Bicicleta sin pedales rosa para niñasChicco Mi primera bicicletaDe 2 a 4 años27€5 de 5 estrellasIr a la Tienda
Bicicleta sin pedales para niños ChicoChicco First BikeDe 3 a 5 años27€4,5 de 5 estrellasIr a la Tienda
Bicicleta NO pedales Bike Star azulBike*star 30,5 cmDe 3 a 6 años55€5 de 5 estrellasIr a la Tienda
Bicicleta Hauck sin pedales para niños a partir de 4 añosHauckDe 4 a 7 años51€4 de 5 estrellasIr a la Tienda

Las bicis las hemos seleccionado teniendo en cuenta una media de criterios como las más vendidas, las más baratas y las que mejores valoraciones reciben por parte de quienes ya las han comprado. Y las hemos ordenado por edad y por el ranking según los criterios comentados.

Detalles de las bicis de equilibrio sin pedales

Ahora vamos a ver en detalle las características de cada una para hacernos una mejor idea.

Bike*star 25,4 cm

Es una de las más vendidas en Alemania para niños de 2 a 3 años de edad. La silla se puede regular en altura para ajustarse al tamaño de cada niño a medida que va creciendo. La dirección es muy suave gracias al rodamiento de bolas que tiene, con las llantas de los neumáticos de aluminio, y suspensión para salvar los pequeños baches que se encuentre por el camino, así como ruedas con válvula. Además presenta un sistema de frenado trasero en el manillar, igual que el de las bicicletas de los adultos.

Bicicleta sin pedales United Kids

Es una bici de calidad, diseñada en madera con ruedas con válvula y cámara de aire como las de los adultos. El manillar está pensado para amortiguar las caídas sin que el niño se haga daño.

Chicco Mi primera bicicleta

Es una bicicleta para niñas de color rosa, muy ligera, resistente y fácil de llevar. Está pensada para utilizar principalmente como juguete, pues tanto las ruedas como las llantas son de plástico. Si se quiere dar un uso más común sería adecuado comprar una con ruedas normales.

Chicco First Bike

Esta es una de las bicicletas infantiles sin pedales más vendidas, para edades comprendidas entre los 3 y los 5 años. Está fabricada en un metal muy ligero, con el sillín y el manillar regulable en altura para adaptarse al crecimiento del niño. Las llantas y las ruedas son de plástico, por lo tanto se recomienda para usos puntuales, para un uso más habitual es mejor una con ruedas normales.

Bike*star 30,5 cm

La Bike*star 30,5 cm. es como la de 25,4 cm. pero para niños de más edad, de 3 a 6 años. Si se quiere una bicicleta de calidad para uso habitual o por diferente terrenos, esta es una de las mejores opciones.

Hauck

Esta bicicleta de equilibrio es ajustable en sillín y manillar, con frenado de la rueda trasera en el manillar, aunque con las ruedas de plástico.

¿Qué bicicleta sin pedales comprar?

No existe una bici para todos los niños, dependiendo de la edad y del uso que le vaya a dar sería recomendable una u otra.

En la tabla comparativa puedes ver para qué edades se recomienda cada bici, a partir de ahí tienes que pensar para qué la va a usar. Si la va a llevar para pasear con los padres por la calle, quizá con una de ruedas de plástico sería suficiente, son más baratas.

Si en cambio le va a dar un uso más intensivo, como ir a dar una vuelta por el parque, ir por la montaña, al camping, etc., sería recomendable comprar una bicicleta con ruedas de cámara de aire. Son menos económicas, pero son más cómodas de manejar, amortiguan mejor los baches y duran más tiempo.

Un poco de historia

Las prebicis fueron creadas por Rolf Mertens en 1997. Un alemán que se dio cuenta de que la mejor manera de que el cerebro se adaptase al equilibrio de una bicicleta era quitando las ruedas laterales. Para ello bajó la estructura de la bici haciendo posible que su hijo se impulsase con los pies y aprendiese a equilibrarse por si solo muchísimo más rápido que de la forma tradicional.